Teléfono (34) 963 26 26 00 Móvil (34) 605 851 519

image_pdfimage_print

“Y si España devolviera a los africanos, en este caso a Marruecos, los últimos territorios que ocupa en África, tal vez serían muchos los jóvenes inmigrantes potenciales que dejarían de pensar que las puertas de Europa se encuentran en su continente y volverían a trabajar y a vivir en sus respectivos países”. Cándido lee en prensa al marroquí Mehdi Lahlou.

Marruecos se quita un problema (miles de jóvenes atravesando sus fronteras y muchos de ellos quedándose en su territorio) y consigue su ansiada integridad territorial. España cede Ceuta y Melilla, pero se libra de la inmigración irregular. Tout fait, tous heureux… Cándido no lo cree tan fácil.

Si Marruecos no colabora con Argelia, prosigue Lahlou, la frontera oriental de Marruecos continuará siendo un coladero. Argelia, por su parte, debe controlar la frontera que comparte con Níger y Malí, ya que es más que probable que sea allí donde se concentre el principal foco migratorio que afecta a la región del Sahel y a la euromediterránea. Marruecos ha de firmar acuerdos con los países de África subsahariana para que estos readmitan a aquellos ciudadanos suyos que no pueden ni entrar en Europa ni “beneficiarse de las condiciones de una estancia legal y digna en Marruecos”. ¿Cooperación, fronteras, devoluciones, coladero? ¿Es éste el mensaje? Cándido, quien ha apostado por los derechos humanos, no quiere oír estas palabras.

Hay más. “La Unión Europea, Estados Unidos, China y Japón deben aunar esfuerzos para conseguir que África deje de ser el continente del que la mayoría de sus jóvenes quieren huir”. ¿Y mientras tanto? ¿No es acaso como cuando la izquierda decía que la pobreza no importa y que lo que había que hacer era atacar a fondo la desigualdad y el sistema económico que la producían? Cándido recuerda esos debates y cómo y cuándo entró en él ese poco de realismo que desde entonces no le ha abandonado: no se puede esperar a que todo cambie mucho para que algo cambie un poco.

De repente se suma a esta conversación el polaco Lukasz Wójcik: “Según los expertos en inmigración, la única forma de frenar el tráfico ilegal de personas en Europa –o al menos de reducir su escala– es creando unas condiciones en sus países de origen que hagan que no deseen marcharse. En otras palabras, garantizarles que obtendrán el trabajo que sueñan al llegar a Europa. Eso, sin embargo, exige la apertura del mercado europeo –a los alimentos en primer lugar– a la producción en regiones como el norte de África, lo cual es imposible por razones políticas. La UE gasta 100 millones de euros anuales en proteger sus fronteras a través de Frontex, 600 veces menos de lo que gasta en su Política Agrícola Común. Por eso, si los europeos no quieren tener coles de Túnez en Europa, más tarde o más temprano tendrán a los tunecinos”. Cándido calla; este argumento, o quizá tan solo la fortuna de la expresión, le impresiona.

Rafael Aliena

1 Respuesta

  1. Esta articulo me hace pensar en lo que anos atras paso con el territorio mexicano que ahora en la actualidad pertenece al territorio estadounidense. en mexico existe un dicho que dice, “pobre mexico, tan lejos de dios y tan cerca de Estados Unidos” pero realmente no se quien es el desafortunado en esta ironía de la realidad fronteriza, Cada dia el numero de mexicanos migrantes sigue incrementándose, y aunque se ha formulado una camapana anti inmigratoria y el asunto de las deportaciones nos lleva casi a 2 millones de deportados en la administración del actual presidente, esto no ha detenido ni considero que detenga el flujo migratorio de Centroamérica, Mexico a estados unidos. Como bien lo dice el articulo mientras en nuestros países no se den las condiciones para que las personas vean la migración como única salida, el fenómeno seguirá sucediendo y si le sumamos que ya no solo son las cuestiones económicas, sino que ahora la cuestión de la seguridad es un tema que esta llevando a un buen numero de gente buscar asilo político o simplemente huir de manera clandestina ante las extorsiones y situaciones de violencia que nuestro país esta viviendo. por lo tanto concluyo o estoy de acuerdo con Candido si no nos quieres de todos modos nos tienen.