Teléfono (34) 963 26 26 00 Móvil (34) 605 851 519

image_pdfimage_print

Las estadísticas de bateo y defensa de Roberto Clemente deben de ser impresionantes. Lo que sí entendemos es lo que representó este héroe del béisbol. Ofrecemos una historia de lucha, integración ciudadana, conflicto, identidades entremezcladas, decencia y humildad.

La infancia de Roberto Clemente no pudo ser más humilde. El menor de siete hermanos, nació en 1934 en el momento crítico de la Gran Depresión en Carolina, un pueblo a las afueras de San Juan, la capital de Puerto Rico.

Su padre era capataz en los campos de caña de azúcar y su madre, entre otras cosas, carnicera. Se dice que podía cargar 36 kilos de carne en su brazo y que, de ahí, sacó Clemente su maravilloso brazo derecho.

En el vídeo que sigue se escuchan estas palabras, pero aun así las adelantamos.

LUIS CLEMENTE (hijo):

“Él dijo: ‘Antes de decir algo en inglés, me gustaría decir unas palabras en español para mis padres en Puerto Rico’. Y fue entonces cuando dijo las famosas palabras: ‘En el mejor día de mi vida… les envío mi bendición a los niños, y a mí… me gustaría recibir la bendición de mis padres en Puerto Rico’”.

NARRADOR:

En Puerto Rico es una tradición pedir la bendición de los padres.

DAVID MARANISS (biógrafo):

“Ese momento, cuando habló en español en el punto clave de toda su carrera, tuvo un profundo efecto en… todo el mundo de habla hispana. Eso demostró lo orgulloso que se sentía de ser quien era y de sus orígenes… incluso hoy puedo hablar con personas que me cuentan que sus padres estaban escuchándolo por la radio en Mayagüez o en San Juan y que se echaron a llorar”.

Rafael Aliena

 

Fuente: la banda sonora está integrada por tres podcasts tomados de aquí. El vídeo se corresponde con unos pocos minutos de la película documental de la PBS, la cadena estadounidense de televisión pública. Ese extracto se halla en el canal en Youtube de la PBS.

Los comentarios están cerrados.