Teléfono (34) 963 26 26 00 Móvil (34) 605 851 519

image_pdfimage_print

No hace falta emplear mucho tiempo para descubrir por nosotros mismos que no todo lo que damos por cierto, en verdad lo es. De hecho, los falsos mitos suelen rodear los grandes temas, los temas que importan, los temas controvertidos, aquellos en los que la opinión pública juega un papel fundamental. Se trata de lo cotidiano, lo que vemos todos los días, lo que de una u otra forma nos afecta directamente, para bien o para mal. Ahí cada cual tiene su historia que contar.

Uno de estos grandes temas es la inmigración y cómo la llegada de inmigrantes o su presencia en sociedades que hasta hace poco eran homogéneas produce cambios que se perciben a simple vista. Por cercanía y por tratarse de un ejemplo que viene completamente al caso, es casi obligado pensar en España.

En poco más de una década este país pasó de ser un lugar donde la inmigración era apenas remarcable, a estar entre los principales destinos a nivel mundial de los flujos migratorios llamados “económicos”. Es decir, de aquellos extranjeros procedentes de países terceros (no de la UE) que venían en busca de trabajo.

Esta entrada es para que, a la vista de un reportaje corto pero bien documentado, podáis contrastar, y juzgar vosotros mismos, las informaciones que a diario os llegan. Pero no se trata de quedarse solo con esto, se trata de ir más allá. De teclear en Google “falsos mitos sobre inmigración” y descubrir todo lo que aún nos queda por saber.

Laura García Juan

Imagen: © Marie-Lan Nguyen / Wikimedia Commons (2011), sobre escena mitológica en el Louvre

Los comentarios están cerrados.